Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

TRANSATLÁNTICO: ESCALA EN PONTA DELGADA

Deja un comentario

27-10-11 JUEVES. PONTA DELGADA. AZORES. PRIMERA ESCALA DEL CRUCERO.

Hoy ha tocado madrugar. La llegada era a las 8 de la mañana y a las siete ya estábamos desayunando.

Bajamos a tierra en cuánto dijeron por megafonía (también en español), que tenían los permisos para que pudiésemos desembarcar.

El día amaneció totalmente nublado, y al bajar llovía bastante. 26º.

Se nos acercó un taxista (nos sorprendió que era el único que había, y no un montón de ellos, acosando al turista, como ha sido siempre), que nos ofrece llevarnos a Ribeira Grande y una pequeña vuelta por el sur, por 50 euros; nos insiste en que busquemos dos turistas más para que nos salga más barato. No estamos por la labor de esperar para encontrar a alguien que tenía que ser hablando español, y le decimos que vamos a seguir mirando.

Nos resulta curioso que piensas que el portugués lo vas a entender, seguramente por la idea de cercanía que tenemos de ellos, y, en cuánto empiezan a hablar, es imposible entenderles nada, al menos aquí nos ha pasado.

Nada más salir de la terminal de cruceros, que por cierto parece de reciente construcción, al otro lado del mismo edificio, vemos una oficina de alquiler de coches y, sin pensarlo, pues llovía cada vez más, hemos alquilado un Peugeot 107, por 37 euros más la gasolina, y dejando un depósito con la tarjeta de 650 euros por si surge un accidente (que parece ser que es la norma). La empresa es AutAtlantis.

La idea es intentar visitar lo más que podamos, sobre todo teniendo en cuenta lo mucho que llueve. Son las nueve de la mañana, y queremos dejar el coche a las tres de la tarde, para tener tiempo de sobra para pasear por Ponta Delgada, y volver al barco sin agobios a las cuatro y media.

Vamos hacia SETE CIDADES. La carretera es estrecha, pero sumamente cuidada, con setos y grandes macizos de hortensias que la bordean, con los laterales bien segados, y todo muy verde y frondoso. Se nota que la mucha lluvia que está cayendo es de lo más habitual por aquí.

Está bien indicado, pero sin poner a cuántos kilómetros está cada sitio, ni los que faltan para llegar a él, cosa que despista un poco.

Paramos un momento en el mirador de CERRADO DAS FREIRAS, muy bien cuidado, lleno de hortensias, y con unas vistas que deben de ser maravillosas. Deben, pero nosotros todo lo que alcanzamos a ver era niebla muy espesa.

A unos veinte kilómetros, llegamos a los lagos de SETE CIDADES, formados en el antiguo cráter de un volcán. Separados por un estrecho puente, uno el azul, y el otro el verde. Con el día tan gris, ninguno era de esos colores, sino más bien oscuros, y la primera idea que tuve al verlos es de gran decepción. Es verdad que son muy grandes, sobre todo uno de ellos; que están rodeados de bosque verde; pero la imagen que yo llevaba en mente, era la de un gran cráter, totalmente identificable, con los lagos dentro, y que me supongo será la que se tiene desde el mirador, si hubiéramos podido verla en un día claro.

Nos acercamos al pueblo, que es pequeño, y con una iglesia en medio de un parque. Tiene el estilo típico de la isla; neogótica, en blanco, y con molduras y ventanas en piedra volcánica negra. El efecto es muy decorativo.

Seguimos hacia MOSTEIROS, con una buena cuesta para llegar al pueblo, y nos dirigimos hacia las Piscinas Naturales, que son formaciones de coladas de lava, allanadas por la erosión, en las que parece que se remansa el agua. El mar se ve bravío y maravilloso, con gran contraste entre el azul turquesa de las olas que rompen en las rocas tan oscuras.

El sol ha salido y apenas chispea, con lo que podemos disfrutar haciendo fotos un rato.

Ya de vuelta, paramos en el mirador de la PONTA do ESCALVADO, desde el que se puede ver los enormes islotes frente a la playa de MOSTEIROS, pero que, al estar de nuevo lloviendo, apenas conseguimos adivinar.

A pesar de ello el paisaje es impresionante, y la zona merece una visita mas tranquila, y con mejor tiempo.

Aunque la lluvia es cada vez más fuerte, regresamos a Ponta Delgada rápido y sin atascos. Decidimos ir hacia FURNAS, pensando en volvernos antes de llegar, si se va complicando el camino por alguna causa.

Poco antes de llegar a PONTA DELGADA, cogemos una autovía que, en principio, nos parece que nos ayudará a viajar más rápido. Es la desviación para Ribeira Grande y Lagoa. Al poco, Furnas está repetidamente indicada en los carteles que te vas encontrando. Pero la autovía solo dura unos 25 kms. Después, sigue una carretera estrecha que pasa por bastantes pueblos.

La lluvia se ha empezado a hacer temporal y nos preocupa que se corte alguna carretera, ya que en alguna zona hay carteles de peligro de desprendimientos. Cuándo llegamos al lago de FURNAS, la visibilidad era mínima entre la lluvia y la niebla. Al lado está una zona de fumarolas y de manantiales de agua hirviendo, que se llama CALDEIRAS, a la que llegamos tras dejar el coche en un aparcamiento y calarnos de agua.

El pueblo de FURNAS está cercano, en él hay piscinas de aguas sulfurosas en las que puedes bañarte, y montones de restaurantes en los que cocinan cocidos de carne o pescado, introduciendo ollas en los agujeros de los cráteres, por los que sale calor y agua a borbotones. Seis horas allí, y está hecho.

La cantidad de lluvia era preocupante, y sin entretenernos mucho más, nos dirigimos de vuelta a PONTA DELGADA.

En el camino paramos en una playa enorme, de arena negra, y un mar impresionante por sus olas. Está pasada VILA FRANCA DO CAMPO.

En AGUA DE PAU, seguimos las indicaciones para CALOURA, que está a 2km. por una calle en cuesta abajo muy pronunciada.

Allí nos dirigimos al puerto, al que se va a dar de frente, y que es curioso y original, puesto que está encajonado entre el pueblo y una ladera de montaña. De nuevo el mar bravío y la lluvia apenas nos dejan acercarnos para hacer fotos.

Otra vez encontramos la autovía para los últimos 20 kms. hasta PONTA DELGADA (parece que el resto está en construcción).

Echamos gasolina en la entrada a la ciudad (16 euros), ya que debíamos dejar el depósito lleno, como nos lo dieron.

Llegamos poco antes de las tres de la tarde, como era nuestra intención, un poco estresados por el viaje complicado con tanta lluvia. Como remate, la entrada para coches del puerto, sin señalar y difícil de ver, nos hace dar algunas vueltas y callejear por las estrechas calles, complicándonos el devolver el coche en la oficina de alquiler.

Con una hora por delante paseamos el centro de la ciudad un poco, de la que nos llama mucho la atención las muchas iglesias que tiene, algunas con bellas portadas en piedra blanca, y la decoración en todos los edificios de negro/blanco, que le aporta un toque de originalidad para recordar. También el que todas las aceras y la decoración del suelo de las plazas, sea en piedra volcánica negra mezclada con piedra blanca, haciendo dibujos verdaderamente artísticos.

En conjunto, SAN MIGUEL que es la isla de la que es capital PONTA DELGADA, y por la que hemos hecho todo éste recorrido, es maravillosamente verde y llena de flores. Con un origen volcánico evidente casi a cada paso, en sus playas de arena negra, y en las bocas de cráteres por los que aún mana agua y lodos en ebullición.

En ocasiones, nos ha parecido encontrar muchos parecidos con Galicia por su verdor, sus flores, su lluvia, y los viajes con niebla que casi siempre encontramos cuándo vamos por allí.

Lo poco que hemos podido apreciar de la isla, nos deja un buen recuerdo y ganas de volver para conocerla mejor.

Salimos de Azores a las cinco de la tarde y, pocas horas después, ya estaba el mar de nuevo en movimiento.

Cenamos en el TASTE:

-Ensalada de endivias, nueces y manzanas, con salsa de frutos rojos.Muy buena.

-Brochetas de pollo Teriyaki, con arroz blanco y salsa de piña y soja. Estupenda.

-Sopa de tomates asados. Un poco fuerte de sabor.

-Chuleta de ternera con patata asada con nata y judías verdes. Bien,

-Fruta fresca, preparada.

-Sorbete de frambuesa.

 

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s