Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Diario de viaje a Alaska y Canadá. 24-5-12 Excursión Parque Nacional Denali

Deja un comentario

24-5-12: EXCURSIÓN EN EL PARQUE NACIONAL DENALI: TUNDRA WILDERNESS TOUR.

 El Parque Nacional Denali está situado en la Alaska interior, y en él está el monte McKinley (Denali en lengua athabaska), la montaña más alta de América del Norte (6194m.)

Tiene diferentes altitudes con diferentes zonas vegetales, poco frecuentes las boscosas  la mayor parte es de tundra. Los árboles más frecuentes son piceas y sauces, poco desarrollados por las condiciones minerales del suelo. Arándanos y bayas forman parte de la base del alimento de los osos.

Tiene gran variedad de fauna, pájaros y mamíferos: caribús, muflones de Dall, lobos grises, osos, alces, ardillas…

Por el parque solo pueden circular autobuses oficiales que salen del centro de recepción y siguen la única carretera de la reserva de 150 km. dónde hay zonas de acampada, miradores para ver los osos grises que acuden a los ríos atraídos por los salmones y, también, se realizan descensos por aguas bravas.

www.denali.national–park.com

www.denaliparkresorts.com/denali-tours

www.alaska.org/denali

TUNDRA WILDERNESS TOUR:

 

Fue  nuestra excursión  por el parque,  incluida en el tour. Desde las 8 de la mañana a las 4 de la tarde.

Salimos desde la recepción. Allí mismo nos esperaba uno de los autobuses de excursiones del parque, parecidos a los autobuses escolares de las películas, pero en beige.  Con una conductora-guía, que no paró de hablar en las ocho horas. Un montón de información que daba pena perder, pero es lo que tiene no hablar inglés.

Nos detuvimos tres veces, en paradas establecidas preparadas para ir al baño. Los baños en cabañas de madera, muy numerosos, y ecológicamente geniales. Son como tazas de water de plástico, más altas que las nuestras, sobre un pozo muy hondo, tanto que suena lejísimos, supongo que con líquidos especiales, ya que no tienen cisternas. En vez de lavabo, frascos de líquido higienizante para las manos, y montones de carteles para que no olvides usarlos. Ahorran agua del tirar de la cadena, del lavarte las manos, papel de secártelas…

Vimos alces, muflones de Dall, caribúes, ardillas, aves, y la estrella del parque y de la excursión: osos. 

Una mamá osa con sus dos cachorros detrás, subió desde el río que discurre paralelo a la carretera, anduvieron por el arcén frente al autobús y cruzaron tranquilamente hacía el otro lado (casi por debajo de nuestra ventanilla), por el que subieron la ladera de la montaña hasta desaparecer detrás de unos arbustos. Fue estupendo, tanto que parecía preparado. Lo disfrutamos muchísimo, ya que todo el mundo hace las excursiones con la idea fija de ver osos, y muchas veces no lo consiguen. Poco más adelante, una pareja de osos jugaba en el río y, de nuevo, se nos cayó la baba mirándolos.

 

La excursión incluye un lunch box (caja de cartón en la que había: un bollo pequeño; cuatro rajas de embutido al vacío; una bolsita con zanahorias-baby, peladas y lavadas; una bolsita con un mix de frutos secos, pasas y rodajitas de plátano deshidratado; una bolsa pequeña de patatas fritas; una servilleta húmeda y una bolsita de mostaza). También una botella de agua que estaba junto a la caja, en nuestros asientos, cuándo subimos al autobús.

En la última parada, Nancy, la conductora-guía, pasó varios sacos para reciclar todos los restos del lunch. El papel, lo orgánico, el plástico, e incluso el tapón de la botella de agua, que tenía otro destino que el de la botella.

Otra de las verdaderas atracciones en la excursión fue quienes la componíamos.

Cada vez que alguien ve, o cree ver un animal, da un grito: moose (alce), beer (oso), e inmediatamente frena el autobús, echa para atrás, y se sitúa lo más cercano a dónde se ha visto el animal.

Fue increíble la vista y la atención que tenían todos. Ni una sola vez fue un fallo el aviso. La conductora-guía lleva una cámara conectada a los monitores que hay sobre los asientos, enfoca al animal y se ve de lo más cercano,  además de en las cámaras de cada uno.

Todos puestos de pié hacía la zona en dónde esté y haciendo exclamaciones.

Fue muy divertido, pues surgían comentarios y bromas al respecto, y nos reímos un montón.

La excursión resulta un poco cansada, ya que los asientos son incómodos para tantas horas y tan pocas paradas.

El paisaje en todo momento es maravilloso. Según subíamos de altura nos iban rodeando montañas nevadas que teníamos cada vez más cerca. La tundra en espacios tan enormes y durante tantos kilómetros, impresiona por su sencillez y cambios de colores.

Pudimos ver el Mc Kinley, durante mucho tiempo. El día había amanecido totalmente despejado y con una temperatura muy agradable. Al final de la excursión fueron llegando muchas nubes, que poco a poco cubrieron los picos nevados. Tuvimos muchísima suerte ya que debe de ser difícil verlo pues llueve muchos días al año, y en las excursiones te advierten de que: ¡con un poco de suerte podrán ver el McKinley!

Volvimos a las cuatro de la tarde, y nos fuimos a pasear por la zona que ocupa todo el McKinley Chalet Resort, que bordea el río Nenana, en dónde realizan las excursiones de rafting.

Subimos al “pueblo”  en dónde compramos fruta a un precio desorbitado: 1,99 dól/ la pieza. Claro que aquí no hay nada de agricultura ya que el suelo está helado durante seis meses al año, o más.

25-5-12 DESPEDIDA DE DENALI.

Nos levantamos temprano, y después de desayunar, volvimos al centro de visitantes del parque para hacer una pequeña ruta andando, tenemos que despedirnos de él, ya que hoy salimos para Anchorage (lo nombran “ancress”, o algo así ¡Qué difícil!)

Hicimos la ruta del Morino Trail,  que resultó ser el nombre de un inmigrante italiano que, he creído leer en algún cartel, se asentó en el parque, construyó su casa, e hizo algo así como un club (sería un bar, o…)

El paseo ha durado media hora maravillosa, hacía una temperatura perfecta, con sol, muchas nubes, y aire bastante fresco, pero que no molestaba en absoluto.

  Hemos tenido un fallo;  en la entrada al centro de visitantes hay una consigna con un cartel enorme: bagagges clain, que hemos visto varias veces ya que se pasa delante de él para entrar, pero no nos hemos dado cuenta. Muchas personas del tour, han llegado pronto, cuándo nosotros, pero ellos llevaban sus equipajes de mano, que han dejado en la consigna. Nosotros hemos tenido que volver al apartamento para  recogerlo, e ir a la recepción, en dónde nos dejó el autobús.

Había dos opciones para quedar con nuestra guía del tour, o en la recepción a las 11,15 o, en la estación del tren, que está junto a la entrada del parque, a las 11,30. Los que eligieron ésta opción, dejaron sus equipajes en la consigna, dieron el paseo por el parque, y cruzaron para llegar a la estación tras recogerlos.

 

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s