Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Diario de viaje a Alaska. Cruisetour D6T de Holland.

Deja un comentario

27-5-12 SEWARD: COMIENZA EL CRUCERO EN EL STATENDAM. ¡¡¡ENJOY!!!

ITINERARIO:

Seward; Scenic Cruising College Fjord; Glacier Bay National Park; Haines; Juneau; Ketchikan; Cruising the Inside Passage; Vancouver.Desde el Statendam.

Llovía y estaba el día bastante frío cuándo llegamos para hacer el check-in al barco. Allí mismo nos despedimos de Leah, la directora del tour,  que no nos había acompañado en la excursión por los fiordos, pero que nos esperaba para decirnos adiós. Fue un lujo enorme el tenerla a nuestro lado ya que consiguió hacernos mucho más agradable, si cabía, todo el viaje.

No había nada de cola e hicimos todo muy rápido. A las tres estábamos ya dejando nuestras bolsas de mano en el camarote.

Era el 726, un exterior en la cubierta 4, demasiado baja para nuestra costumbre. www.Hollandcruises.com

Habitualmente nos gusta elegirlo con terraza, pero esta vez se disparaba el precio casi al doble, que el exterior.  Es amplio, tiene una cama muy grande, al fondo bajo la ventana, con dos mesillas a los lados;  un sofá amplio, con un mueble corrido enfrente y sobre él, un espejo que cubre la pared.

En el pasillo de entrada está la puerta del baño y toda una pared de armarios frente a él.

La bañera es de buen tamaño, pero tremendamente alta, no me explico cómo se apañan para entrar en ella la mayor parte del pasaje que es bastante mayor.

Nos fuimos para empezar a recorrer el barco y familiarizarnos con él.

El diario de a bordo que teníamos ya en nuestro camarote, en español, nos sirvió de guía.

El Statendam es un barco, creo, que del 1994, restaurado en el 2000 y al que se le notan un poco los años. No es muy grande, y lo recorrimos rápido.

Tiene bastantes rincones con posibilidad para leer durante el día, y escuchar música en la tarde-noche, ya que algunos tienen música en directo:  Mix Martinis, Mix champán,  Ocean Bar, Spirits & ales, Crow’s Nest, Lido Bar.

La biblioteca, junto a la sala de internet, es grande, cómoda, con muchos libros, y grandes ventanales frente a los que hay sillones reclinables tapizados en piel beige, con reposapiés a juego… más para echar una siesta que para leer. También hay un pequeño bar en ella, el Explorations café: únicamente para pedir cafés, de montones de tipos, fríos o calientes.

Los restaurantes son: el comedor general Rotterdam que ocupa dos plantas con una escalera en el centro que las comunica. El Pinnacle grill, que tiene un suplemento de 10 dólares para comer y 25 para cenar, y algunos días de la semana se convierte en el emblemático Circle. El Lido que es el buffet, dividido en dos zonas enfrentadas e iguales; y junto a él El Canaletto, también de suplemento, y que ofrece un camarero personal. El Terrace Grill en el exterior.

Los turnos de cenas pueden ser de horario libre.

El teatro también de dos plantas, con un decorado francamente bonito, que rememora los cuadros de Van Gogh “Noche estrellada” e “Iris”, con mesitas en una fila delante, sillones mullidos detrás, y sillones de dos plazas el resto.

Culinary Arts: Un centro de artes culinarias presentado por la revista Food&Wine: una sala de conferencias, muy bien preparada para realizar demostraciones de cocina, enseñar recetas, y presentar vinos.

La Galería de Arte con obras valoradas en más de dos millones de dólares.

El Spa; La Joyería; Photo Gallery; Centro médico; Las tiendas; Taller Digital; El gimnasio; El Casino; La piscina, que es cubierta con posibilidad de abrirla.

Fuimos al buffet para merendar algo de fruta que era lo que más nos apetecía después de una semana comiendo poca. Al poco de estar allí llegaron de la tripulación anunciando el “Simulacro de Emergencia”, obligatorio para todos, y durante el que se suspendían todos los servicios. Una vez todos los pasajeros estuvimos reunidos bajo los tenders, pasaban lista por número de camarote y nombres, a la que había que contestar si era el tuyo. El listado se demoró bastante tiempo, y no parecía ser muy idóneo en el caso de una emergencia real.

Nos llegaron las maletas menos una, al camarote a las dos horas de embarcar. Pero la que faltaba no nos llegó hasta las nueve de la noche. Por ello, cenamos en el buffet ya que en vaqueros no se puede entrar en el restaurante.

Después de la cena estuvimos en el teatro. El show era de monólogos y nos resultó aburrido, por lo que nos fuimos pronto.

Dimos un agradable paseo, y nos fuimos a la cama.

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s