Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Playa de Supay (diablo en quechua)

Islas Ballestas, Reserva Nacional de Paracas, Nazca

Deja un comentario

Madrugamos un montón pues nos venían a  recoger a las  6,30 para llevarnos a Paracas y a las Islas Ballestas.

El restaurante del hotel lo abrían a las 6, pero no lo hicieron hasta las seis y veinte y nos dijeron que se habían dormido las camareras. Mientras tanto un grupo de alemanes y nosotros estuvimos esperando en la zona de la piscina, viendo amanecer y haciendo fotos ya que las dunas llegan casi hasta la piscina, aunque se veía muy poco.

Apenas pudimos desayunar para estar preparados a la hora que habíamos quedado, y resulta que se atrasaron y no llegaron hasta menos cuarto y con sorpresa. Se presentó un joven con ni nombre, diciendo que era de la agencia. Venía con una chica que nos presentó como una amiga. El coche no era en absoluto un vehículo para turismo, parecía privado, no tenía demasiada buena pinta, estaba bastante sucio y, lo peor, que en el maletero no cabían todas nuestras maletas. Protesté bastante por ello y me convenció diciendo que la otra maleta iría en otra furgoneta, con más turistas, que también iba a Paracas.

Tampoco tenía otra opción, era claro que no había otro coche para llevarnos y no queríamos perdernos la excursión a las Islas Ballestas que salía pronto. Otro detalle de la mala organización de la agencia de Paracas.

Paracas está considerada como uno de los lugares más bellos de la costa peruana, con atractivos naturales y culturales. Está a 3,30 horas al sur de Lima y a 1 h. de Ica, y es uno de los sitios más visitados por los turistas por su riqueza marina y fauna, y por ser el lugar donde se desarrolló una de las principales culturas del mundo pre-hispano. Su geografía, al igual que su clima, corresponden al desierto subtropical costero, con una temperatura agradable durante todo el año.

Cuando llegamos había mucha gente esperando en el puerto y dijeron que estaban suspendidas las excursiones, de momento, por el tiempo, pero que esperásemos un rato que seguramente se daría permiso para hacerlas (los últimos dos días no habían podido salir las embarcaciones por estar el mar muy picado). Tuvimos suerte y enseguida dieron el permiso.

Las Islas Ballestas , son un  conjunto de islas en caprichosas  formaciones rocosas en donde se aprecian muy de cerca los lobos marinos, gran diversidad de aves guaneras y pingüinos de Humboldt, lo que las hacen uno de los paisajes más bonitos de la costa.

Montamos en “lanchas planeadoras”SAM_5931que iban a gran velocidad levantando la parte delantera. La excursión duró 3 horas en total. Es muy aconsejable llevar gorro y protector solar, sobre todo si hace un día como el que nos tocó a nosotros con un sol maravilloso que picaba bastante.

Al poco tiempo de salir nos encontramos con El Candelabro, una enigmática figura en la ladera de un cerro que parece ser está relacionada con las figuras de Nazca y que solo se puede apreciar desde el mar. En algún sitio leí que en su parte superior las líneas laterales presentan la figura de un reptil, un felino y un simio. Debe de necesitarse una imaginación de la que yo carezco ya que, ni en las fotos ni en el lugar pude apreciar dichas figuras.

 Resultó una excursión muy bonita, con preciosos paisajes, pero muy escasa de animales que era uno de los objetivos de haberla hecho. Nos dijeron que era por la época en la que estábamos en la que la mayoría habían emigrado a otros lugares. Nos encontramos unas pocas parejas de lobos marinos, algunos pingüinos y pocas aves.

A la vuelta iniciamos la excursión a la Reserva Nacional de Paracas. Nos subieron en un microbús estrecho, sucio, con los asientos caídos hacía atrás y escasos para todos los que siguieron subiendo, a los que sentaron en los transportines que salían de los asientos llenando el pasillo completamente.

En la primera parada, a la salida de Paracas en el monumento a San Martín, protesté al guía y le comenté que ni siquiera sería legal llevar tanta gente amontonada, por motivos de seguridad. Se indignaron, pero nos acoplaron en una minibús de otra agencia que estaba allí mismo, que tenía asientos libres, y que sí estaba en condiciones.

La Reserva es una maravilla. Desierto y grandes playas salvajes, la mayoría casi sin acceso, aunque en verano comentaron que si es una zona de baños (a pesar de lo peligrosas que parecen) y de acampadas.

Paramos en la Playa Lagunillas para comer en el restaurante “La tía Fela”

un sitio que nos pareció paradisíaco, rodeados de playas y en un chiringuito en el que nos recibieron con un pequeño Pisco Sour como bienvenida. Pedimos la comida y mientras la traían me fui a hacer unas fotos a las playas, con tan mala suerte que, al volver al restaurante, no vi un pequeño escalón de cemento igual que el suelo y me caí de cabeza. Me hice una pequeña herida que sangraba mucho y me golpeé la mano y la rodilla. Me llevaron en un coche privado, junto a los dos guías de la excursión, a la entrada  del parque en dónde, en teoría, habría un enfermero y en dónde no encontramos ni alcohol. 3 km de ida y 3 de vuelta de desierto y baches para nada. Menos mal que la camarera antes de meterme en el coche me dio una bolsa con hielo y me la puse en la herida que ya había dejado de sangrar. Allí me lavé la sangre de la cabeza, volvimos al restaurante y la camarera me curó con su botiquín y unas tiritas. Menos mal que el hielo impidió que se hiciera mucho hematoma en la cara, y el sangrar que hubiese tenido algún problema mayor. Apenas comí para tomar un calmante y , un poco atontada, seguimos la excursión por la Playa Roja que era de las que más me apetecía conocer.

Volvimos a Paracas y estuvimos paseando y mirando los puestos de artesanía del puerto, para hacer hora. A las 4,30 vinieron a buscarnos con un coche, recogimos nuestro equipaje en una minioficina de otra agencia en dónde lo habían guardado, y nos llevaron a la estación de Cruz del Sur para esperar a coger el autobús que nos llevaría a Nazca. La estación que el día de antes desde el autobús me había parecido una cabaña de paja, ahora allí mismo, me parecía algo impensable para esta época. ¡Era de verdad unas cuantas cabañas de paja!

De nuevo viajamos estupendamente en la línea Cruzero, asientos Vips, 5 horas de viaje. A las 9,30 llegamos a Nazca ya de noche cerrada, y al Hotel Oro Viejo, en pleno centro, con muchos detalles de decoración vintage y un poco cutre, pero con jardín y piscina.

La habitación y las camas muy bien.

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s