Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Chivay, Cruz del Cóndor y alrededores, Chivay, Puno

Deja un comentario

A pesar de que la habitación del “Casa Andina Classic” era muy agradable y las camas y las almohadas cómodas, no dormimos bien. Por la noche al acostarnos hacía un frío espantoso, y aunque en la cama teníamos mantas eléctricas con todo tipo de explicaciones para utilizarlas, por la falta de costumbre de usarlas nos dio miedo dejarlas encendidas, y yo estuve helada toda la noche. Menos mal que en el baño la luz era especial para también desprender calor y la ducha pudo ser muy agradable.

El desayuno buffet muy correcto. En la recepción del hotel había posibilidad de tomar té de coca de autoservicio en cualquier momento, y en el desayuno lo había con hojas o con bolsitas, con lo que cumplimos la ceremonia del té de coca después de desayunar.

El Valle del Colca comienza en las cercanías de Chivay y continúa en dirección noroeste 60 km. de recorrido hasta el Mirador del Cóndor, cerca de Cabanaconde. SAM_6740Desde allí el valle se estrecha y da origen al Cañón del Colca, uno de los más profundos del mundo cuyo promedio se ha calculado en 4.160 m. de profundidad. El paisaje está rodeado de nevados y con gran cantidad de andenería para la agricultura. Para recorrerlo o visitarlo hay que comprar el Boleto Turístico (70 soles en Jun/2014). www.colcaperu.gob.pe Tiene un volcán en actividad el Sabancaya, cercano al Ampato.

Este territorio estuvo habitado por la cultura wari hasta 1200 d.C. con sociedades locales que se fueron separando surgiendo las etnias Collaguas en el norte, y los Cabanas en el sur. Ambos se diferencian entre otras cosas por sus vestimentas y sus sombreros. Los Collaguas deformaban la cabeza de los recién nacidos con tablillas en forma alargada y también los Cabanas, pero en forma ancha y chata. Los collaguas hablan el aymara y los cabanas una variante del quechua.

La mayor parte de las andenerías SAM_6850se realizaron con los collaguas, los incas las continuaron, y aún hoy se siguen utilizando.
El 1450 los dos fueron absorbidos por el imperio inca, aunque no perdieron sus costumbres y apariencia con trajes de hermosos bordados, ni tampoco después con los españoles. Ambas culturas persisten hoy día.

A las 6,30 de la mañana vinieron nuestro guía y el conductor a recogernos y fuimos a recoger a los mejicanos a su hotel que estaba cerca de los baños termales de Calera. Pasamos por Yanque (reunión de jefes españoles, en quechua), y en la plaza frente a la iglesia estaba la mayor parte de sus habitantes ataviados con sus trajes típicos y bailando el “Wititi” la danza del amor (de los collaguas). Parece ser que incluso los niños antes de ir al colegio se ponen sus trajes y bailan en la plaza todos los días por la mañana. Dijimos de parar a la vuelta para verlos mejor, pero cuándo volvimos ya habían terminado. La iglesia es bastante grande.

Desde allí seguimos camino hacia la Cruz del Cóndor, por el Cañón del Colca que empieza en Pinchollo. La carretera es más un camino de piedras y baches y, a pesar de estar muy cerca de Chivay, tardamos más de dos horas en llegar. A la vuelta en este camino iríamos haciendo paradas en los miradores.

SAM_6758

La excursión se inicia temprano pues los cóndores parece ser que gustan más de volar por la mañana pronto.

Mirador de la Cruz del Condor, en el Cañón del Colca: Acondicionado recientemente con muros-barandillas, escaleras que salvan desniveles y explicaciones en alguna roca. Está a 3.850 m.s.n.m. y tiene una profundidad de 3.000 m. No solo es impresionante ver volar al cóndor, el cañón es una maravilla de paisaje.

El cóndor es el ave voladora más grande del mundo, carroñera que no puede pasar más de 50 días sin comer ya que entonces ataca a las crías de las ovejas o a lo que encuentra. Puede llegar a tener 1 m. de alto y hasta 3 m. de envergadura de sus alas. El macho tiene cresta y ojos color café, y la hembra es un poco más pequeña y con ojos rojos.

Estuvimos más de una hora recorriendo el mirador y disfrutando del vuelo de los cóndores. Al llegar solamente había un par de ellos, que parecían crías por el tamaño y el color marrón, que tímidamente hicieron algunos pequeños vuelos, pero luego se fueron añadiendo aves y hubo momentos que volaban delante de nosotros 6 ó 7, haciendo pasadas y subiendo y bajando. Era impresionante verlos, flotaban y volaban casi sin esfuerzo, como si algo los sujetara.

De vuelta, pasamos por el túnel de Peñas Blancas, que no tiene más luz que la que dan los faros del coche. Debe de tener unos 500 metros de largo, 7 metros de alto y 4 ó 5 de ancho; dicen que si eres capaz de pasar aguantando la respiración y piensas un deseo, éste se cumplirá.

A partir de aquí nos iríamos bajando del coche en diferentes miradores:

Mirador de Wayrapunko con una magnifica vista del Valle del Colca.

El de Antahuilque desde el que se ven lagunas de volcanes; terrazas incas y pre-incas (de los collaguas) y todavía en uso, impresionantes por la cantidad y la pendiente; y el Nevado Mismi al fondo, en dónde nace la fuente considerada más lejana del Amazonas.

Mirador de Choquetico, con las tumbas colgantes situadas a 3.262 m.s.n.m en la margen izquierda del río Colca, construidas por los Collaguas en el año 1200 d.C. Formadas por orificios excavados en las escarpadas laderas del Cerro Cabanaconde, a 27 Km. de Chivay.

Todas las tumbas se apoyan en la pared de la montaña y tapan las aberturas que están dirigidas hacia el este, hacía el nevado Huarancate, por la importancia de la orientación de los edificios funerarios que a menudo miraban a una montaña sagrada o “Apu”. Eran para los jefes de cada comunidad. Se pueden ver también las colcas o graneros para almacenar alimentos o, posiblemente, ofrendas en este lugar sagrado. Se descolgaban con cuerdas para meter en los agujeros las cestas funerarias. Las tumbas están saqueadas.

Litomaquetas: Frente a las tumbas, al otro lado de la carretera, se ven varias Litomaquetas: dibujos grabados en piedra del diseño de las andenerías que se observan al frente. Como ofrenda a la Pachamama, la tierra, se mataba una llama y su sangre se hacía bajar por la piedra, rellenando los surcos de las andenerías grabadas hasta escurrir por ellas y llegar a la tierra.

Desde el mirador de las litomaquetas, seguimos camino pasando por Pinchollo y parando en Maca. Seguíamos a unas alturas considerables, aquí de mas de 3.260 m.s.n.m. y sin tener ningún problema de soroche, gracias a las hojas y caramelos de coca.

Maca un pueblo de la ruta del Colca, que tiene frecuentemente terremotos a causa de una falla geológica que cruza el valle del Colca.

Paramos en el centro del pueblo, al lado de la iglesia, la plaza de armas y puestos de artesanía a los dos lados de la calle.

Allí un hombre con un águila amaestrada ofrecía que nos hiciésemos fotos con ella a cambio de una propina. Casi todos se hicieron fotos con el águila sobre el sombrero de su amo, que también prestaba, para que no hiciera daño con las garras. Dijo que se llamaba Juan el bueno, buen nombre para un animal que a mi me daba mucho respeto.

La iglesia de Santa Ana de Maca construida en 1759, en estilo barroco mestizo, y destruida por el terremoto de 1992. Reconstruida con Cooperación Española, se reabrió en 2006. Muy parecida a las iglesias coloniales de los pueblos que habíamos ido viendo: dos torres, las fachadas muy blancas y bastante grande para el tamaño que parecía tener el pueblo.

Sobre la portada unos arcos pintados al fresco, le dan colorido.
Entramos a verla. Altares barrocos de madera policromada en el altar mayor y cubriendo los laterales. Las figuras de los santos y las vírgenes eran de aspecto muy infantil.

Desde Maca volvimos a Chivay a comer. Esta vez entramos en otro restaurante: Urinsaya Buffet. Un buffet turistico, pero muy bueno. Límpio, variado, bien cocinado.
Incluso tenía un músico con un arpa amenizando la comida. Muy agradable.

De nuevo en carretera después de comer.

Desde Chivay a 3.600 m.s.n.m. Hay que volver a subir hasta los 4910 del Mirador de los Andes, seguir hasta Patahuasi en dónde paramos a tomar otra vez, un té triple e coca, muña y crespillo, para el soroche.

Alli hay una pared de una montaña con rocas en forma de tejado a dos aguas por la erosión.

A partir de ahí se coge la carretera dirección a Puno.

Dijeron que sería un viaje de cinco horas pero se prolongó un poco más de eso, en un camino, después de anochecer, bastante tedioso y largo.

A 4.35o m.s.n.m. vimos algo del Bosque de piedra de Puruña o Pillodres, que no visitamos.

Otra vez subíamos un poco al llegar a Crucero Alto (4.528 m. lugar en dónde termina Arequipa y comienza la zona de Puno.

Hay una zona de lagunas bastante extensa, con flamencos.

El paisaje es muy uniforme con montañas no muy altas y lomas suaves, todas alfombradas de una hierba baja y amarillenta.

Llegamos a Juliaca y previendo el gran atasco que dicen hay por el centro de la ciudad, fuimos por algo así como la zona industrial, que era una carretera de dos sentidos con un ancho bulevar en medio, sin asfaltar, llena de baches, con calles y tiendas como de pueblo, los edificios todos a medio construir, lleno de gente caminando, con mucho tráfico en algunas zonas.
Por lo que el guía contaba de Juliaca, paraíso del tráfico de lo que traen desde Bolivia; sitio en dónde son capaces de copiar cualquier artículo electrónico o lo que sea; sitio en dónde no pagan impuestos, nadie sabe cómo; en fin algo así como para sentirse con muchas ganas de salir de esa ciudad sin ley.

A mi se me hizo eterno, pero por fin llegamos a Puno 3.800 m.s.n.m.
Una ciudad que tampoco es muy bonita.
Dimos bastantes vueltas hasta dejar a los mejicanos en su hotel y luego encontrar el nuestro. El “Intiqa” un hotel que habíamos buscado nosotros pues no nos gustó el que la agencia nos ofrecía. Es un hotel normalito, al que le hace falta una buena pasada de mantenimiento, pero en el que la habitación era estupenda, muy grande, con dos camas muy cómodas con edredón de plumas y dónde dormimos muy bien.

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s