Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Playa de La Herradura

Almuñécar, Hotel Bahía Tropical y comida en Torremolinos: una semana de vacaciones relajadas

Deja un comentario

Con septiembre llegó una semana de vacaciones que, como en otras ocasiones, decidimos dedicarla a descansar cerca del mar. Y la mejor opción para conseguirlo es un hotel agradable, cercano a una playa y en un entorno con un clima y un paisaje excepcional. Almuñécar, un pueblo de Granada en España, y el Hotel Bahía Tropical cumplían todas estas premisas y para allá nos fuimos con una semana de vacaciones por delante. En ésta ocasión nos acompañaban Clafe que buscaban lo mismo para sus días libres.

SAM_0275

El viaje desde Madrid por la carretera de Andalucía es muy cómodo y no demasiado largo: 550 km. hasta Almuñécar que está en la Costa Tropical: una zona llamada así por tener un microclima privilegiado en el que se dan todo tipo de frutas tropicales, pues las temperaturas varían poco a lo largo del año y son de una primavera continua; aunque esta semana hemos tenido algo de calor con 30 grados casi todos los días.

La habitación era estupenda: una suitte en la planta séptima, con hall, salón, dormitorio (con una cama muy grande de 2x2m.), baño con bañera y ducha y una terraza inmensa desde la que había unas vistas del mar impresionantes.

El hotel está frente a la playa del Pozuelo, una calita de arena negra volcánica, algo molesta para entrar y salir del agua por las piedras y el escalón que tiene en la orilla. Desde ella se puede pasar a otras dos calitas; a Calabajío pasando por las rocas, y a Cabria caminando un poco más ya que hay que subir el Parque del Mediterráneo y bajar hasta ella, pero merece la pena ya que es muy bonita.

Escogimos una estancia de una semana con Pensión Completa, esto es, con todas las comidas incluidas (todas tipo buffet), por lo que no teníamos que preocuparnos más que de descansar y, de vez en cuándo, hacer turismo. El hotel tiene una zona de terraza-comedor bajo una pérgola entoldada en la que es muy agradable desayunar, comer o cenar, sin el gran bullicio que se organizaba en el comedor pues el hotel estaba lleno. Los horarios de comedor eran amplios y sin problemas. Nosotros elegimos ir pronto, huyendo un poco de la aglomeración del horario español de la última hora.

El buffet variado y abundante, con diferentes propuestas de platos, tanto de entrantes como de principales y postres, todos muy bien cocinados y de paladar exquisito. Entre los postres su pastel cordobés y las natillas, resultaron ganadores para nosotros.

Hicimos excursiones a las playas del alrededor, de las que destaca la playa de La Herradura: enorme, con el agua clara y transparente, sin aglomeraciones, cerrada entre dos salientes, La Punta de la Mona a la izquierda, y Cerro Gordo a la derecha y con los acantilados de Maro al lado; una delicia de playa. Paralelos al paseo marítimo y la playa hay cantidad de restaurantes y bares, con lo que el aperitivo estaba asegurado.

Fuimos a la playa de Cantarriján, que está a la vuelta de los acantilados de Maro. Es una playa pequeña, también entre dos salientes, naturista y textil a la vez. No nos gustó; hacía un calor horroroso y nada de aire. Resultaba agobiante el golpe de calor que te daba al llegar. Había bastante gente y decidimos darnos la vuelta sin llegar a la orilla del mar. Volvimos a La Herradura que nos gustaba más.

La Herradura pertenece a Almuñécar, pero parece un pueblo antiguo que ha crecido con apartamentos playeros -sin pasarse ni en cantidad ni en altura- conservando el núcleo de pueblo; en él destacan el castillo del s. XVIII, bien restaurado, y su pequeño mercado con frutas de la zona, increíbles de sabor. Tiene un Puerto Deportivo: Marina del Este, no muy grande, rodeado de casitas blancas. Demasiado rodeado, ya que hay momentos en que se apiñan las viviendas y no se ve espacio libre ni mar. Pero la impresión general es que La Herradura es una zona preciosa y con una calidad de vida inmejorable.

El jueves, la luna llegó a todo su esplendor con una luna llena preciosa, rielando sobre el mar.

20140909_214822 20140909_215701

La noche del viernes fuimos a un concierto de Blues en el Castillo de La Herradura, era la primera edición del Blues Festival que seguro que irá teniendo mucho eco entre los aficionados en futuras ediciones. El sábado era la segunda parte con otros artistas.

20140910_110615

Abrieron el festival Fernando Beiztegui a la guitarra, y  Manuel … a la armónica que, inexplicablemente, no figura ni en el programa ni en las entradas, y que resulta la mitad de la actuación del cantante. Ambos hicieron un recorrido del Blues desde los años 50 hasta los 80 del s. XX, y desde Misissipi a Chicago. Fernando canta muy bien y la guitarra la toca estupendamente, y Manuel es un virtuoso con las diferentes armónicas que fue utilizando (creo que todas muy pequeñas). Ambos te trasladaban a las películas del oeste y de la América profunda de esos años.

Después del descanso actuaron Lito Blues Band. 3 guitarras eléctricas y una batería. En conjunto tocaron muy bien, pero a mi me resultó demasiado punteo de guitarra que resultaba un poco repetitivo. Francamente a mi me no me gustaron, aunque había gente que decían que eran muy buenos. Seguramente yo tengo poca experiencia del blues y, unido al frío que hacía allí, se me hizo un poco larga la actuación.

La semana pasó rápidamente, el viernes por la noche hicimos las últimas fotos de la piscina, y el sábado nos encontramos despidiéndonos del hotel y de sus magníficos profesionales.

De vuelta a casa, decidimos poner un broche de lujo a las vacaciones y tomamos camino hacia Torremolinos, un pueblo de la provincia de Málaga, en la Costa del Sol, que queda a menos de 100 km. El poder pasear por su Paseo Marítimo y comer pescaíto frito en uno de sus chiringuitos de la playa es un verdadero placer, y así hicimos.

Y, como todo se acaba, después de comer y otro paseo por la playa, de vuelta a casa.

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s