Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Puerto Maldonado- Lago Sandoval

Deja un comentario

De nuevo madrugón. Levantados a las 5 de la mañana para un día que se presentaba lleno de actividades: Lago Sandoval, Canopy y Paseo por la Selva de noche: Trocha nocturna.

El desayuno, en el comedor de la Casa Grande, es bastante relajado. También de buffet, no demasiado variado pero sí muy bueno todo. Se podía pedir que te hicieran, en el momento, tortillas con diferentes cosas, huevos revueltos o cocidos, tortitas dulces…

A las 6,30 empezamos la excursión al Lago Sandoval. Estaba el camino embarrado y nos dijeron que había que ponerse botas de agua de las que allí mismo tenían. Elegimos el número y nos las pusimos (algunas tuvimos algo más de trabajo…, a mí unas me estaban grandes y otras justas, aunque había de todos los números).

Camino del embarcadero ya había luz suficiente, aunque aún sin sol.

Lo primero, como siempre, lancha con motor fuera borda, con una salida de sol preciosa,

El día parecía que iba a estar nublado y, quizás, con tormenta. Llevábamos impermeables en la mochila, por si acaso…

Desembarcamos en un sitio cercano a la entrada de la Reserva Nacional Tambopata.

Desde allí teníamos que andar unos 3 km. por caminos embarrados hasta un pequeño embarcadero en el que coger una canoa de remos y, por un brazo de agua, llegar hasta el Lago Sandoval.
Íbamos además del guía y nosotros dos, una pareja de Lima que había venido a pasar el fin de semana, un grupo muy pequeño y muy personalizado; en el grupo de habla inglesa iban unos 10-12 turistas.

El camino se hacía difícil pues las botas de agua a veces se escurrían con el barro, y el ritmo que llevábamos era bastante rápido.

Fray, el guía, nos paraba de vez en cuándo para explicarnos algo curioso sobre árboles (como éste ficus gigante) o animales; pero no vimos más animales que algún pájaro, y monos como las que habíamos visto el día de antes.

La selva que nos rodeaba se cerraba alrededor del camino embarrado.

Llegamos al embarcadero para coger la canoa a remos.

Un brazo de agua era ahora el camino y la vegetación seguía cerrada sobre nuestras cabezas.

La salida al Lago Sandoval fue una sorpresa impresionante, entre otras cosas por haberse despejado muchas nubes y el sol llenarlo todo.

El Lago es bastante grande, con vegetación espesa en las orillas, y en el agua incluso nenúfares.
Estuvimos dándole una vuelta alrededor con tranquilidad. Además de disfrutar del paseo, la idea era conseguir ver alguno de los animales que lo habitan.
Vimos un cocodrilo grande, un grupo de nutrias gigantes que estuvieron bastante rato delante de nosotros jugando y comiendo pirañas, una tortuga y alguna que otra ave. Paramos un rato en una de las entradas a un brazo de agua, buscando un pájaro que habíamos oído y para comernos el pic-nic que nos habían preparado para media mañana: galletas con chocolate y una mandarina, que nos supieron a gloria después del buen paseo que habíamos dado (y para el que nos quedaba de vuelta).

El cocodrilo dijeron que era muy grande…

Los turistas echaron una mano al guía, turnándose para remar.

Las nutrias estuvieron delante nuestra, pero no nos atrevimos a acercarnos más por no asustarlas.

Desde allí dimos la vuelta para iniciar el regreso:

De nuevo, caminata de 3 km.

Barca fuera borda, y embarcadero de Hacienda Concepción a dónde llegamos a las 11,30.

Después de comer, la excursión era Inkaterra Canopy Walkway y caminata Anaconda.
A las 14,30, la canoa con motor nos llevó 20´río abajo hasta el Centro de Interpretación del Inkaterra Canopy, en dónde, en teoría, nos hablarían sobre la construcción del canopy, y los proyectos de la ONG de Inkaterra. Allí simplemente usamos los baños, y seguimos hasta el canopy. Tiene dos torres de 30 metros de alto y 7 puentes colgantes que conectan las copas de los árboles, a 28 metros de alto.

Recorrimos un camino corto que nos llevó hasta el canopy.

La experiencia fue genial. El primer puente lo cruzas con bastantes reservas, se mueven mucho y están muy altos, pero entre que piensas que estás allí para subirlos, que te da apuro echarte para atrás, y que si miras para abajo la vegetación no te deja ver la altura, tiras para adelante y vas cruzando uno tras otro de lo más decidida.
Tampoco aquí vimos ningún animal de los muchos anunciados: tucán de pico rojo, colibríes, monos ardillas, osos perezosos de tres dedos… Está visto que junio no es buen mes para ver bichos.

Al regreso en la canoa de motor, la tarde tenía unas luces y unos paisajes preciosos.

Y al desembarcar en Hacienda Concepción, a las 5,15 de la tarde, la puesta de sol era igual de maravillosa que el día de antes. Yendo hacia nuestra cabaña, ya anocheciendo, los caminos tenían encendidas las bujías, que les daba un aire romántico, aunque no alumbraban mucho.

A las 6,30 teníamos otra salida: Trocha Nocturna: un paseo por la selva amazónica de los alrededores, totalmente de noche, solo con la luz de las linternas que cada uno tenía en su habitación, y con la que llevaba el guía.
La idea, de nuevo, era ver la fauna nocturna, tratando de molestarles lo mínimo. Teníamos que ir en silencio, de nuevo con las botas de agua como mejor barrera a que nos pudiera picar algo, y bien cubiertos de líquido antimosquitos. Vimos luciérnagas, insectos, un escorpión, arañas con sus telas, y poco mas… Y, lo que mas eché en falta fue el sonido que imaginé que nos iba a acompañar, el típico de las películas de la selva, que no oímos en ningún momento. Había un silencio grandioso.
Esta excursión me gustó menos; a veces me sentí agobiada al notar como revoloteaban y chocaban con nosotros las luciérnagas al ir con las linternas apagadas, y me daban ganas de gritar y salir corriendo. Y cuándo las encendíamos, acudían en masa a la luz y nos rodeaban. Estuvimos algo más de una hora, pero a mi se me hizo bastante más largo.

Después, a cenar en la Casa Grande y a dormir temprano, que desde las cinco de la mañana ya habían pasado bastantes horas.

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s