Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.

Lima- City Tour- Vuelo Internacional a Madrid

Deja un comentario

Parecía mentira, nuestro último día en Perú había llegado y, ahora, nos parecía que todo había sido demasiado rápido.
El desayuno en el hotel Ducado fue muy correcto. Nos lo sirvieron en la mesa y, además del zumo, trajeron pan tostado, mermeladas, mantequilla y café con leche.
Nos habían citado a las 9,30 para iniciar la excursión: Lima City Tour Colonial y moderno, en un día muy nublado.

Lima tiene 43 distritos, con 9.000.000 de habitantes. Situada en un acantilado a 80 m.s.n.m. Generalmente nunca llueve pero suele estar envuelta en bruma y con poco sol.
San Isidro es el distrito más exclusivo y de la aristocracia limeña, y con embajadas de otros países, con edificios de estilo neocolonial del s. XX. Miraflores y Barranco son también barrios selectos, aunque con sus alambres electrificados en todos los sitios.

Comenzamos en la Huaca Pucllana que está también en el distrito de Miraflores. En quechua: Huaca, lugar sagrado, templo o fortaleza y Pucllana, juego, podría significar ” Lugar sagrado de juegos”. Huaca Pucllana es un sitio arqueológico perteneciente a la cultura Lima, del periodo de los desarrollos regionales (200 – 700 d.C.) Está conformado por una pirámide de 25 metros de altura y un conjunto de patios, plazas y recintos al Noreste de ésta. Desde el siglo V, existencia de civilizaciones pre-incas en este lugar, con un gobierno teocrático con ritos en honor al agua. Su grandeza está reflejada en la configuración de una arquitectura monumental, hecha en adobe pequeño y forjada sobre la base de continuos adosamientos y remodelaciones, realizados durante los tres siglos que tuvo vigencia.
Nos dio mucha pena no haber tenido tiempo de visitar este recinto por dentro, ya que lo vimos desde el autobús parado un rato en la puerta. Desde allí parecía bastante impresionante.

Desde allí, hacia el centro de la ciudad, pasando por -El Parque de La Reserva, con las Fuentes de Lima que en la caída de la tarde ofrecen un espectáculo de luces, agua y música clásica. (cuesta 4 soles la entrada).
-El Estadio Nacional al que llaman “El celular chino” ya que ningún técnico lo arregla.
– La Embajada argentina.
– La casa Rosada.
– El Parque de la Exposición: uno de los más antiguos, con un salón de exposiciones que hoy es el Museo de Arte de Lima.
– El Palacio de Justicia, un edificio neoclásico.
– El Palacio francés: un edificio de 1919, el primero de apartamentos en la ciudad y con el primer ascensor.

En el centro de Lima no hay ni metro ni rascacielos por los terremotos; sí hay tranvía. También circula el bus metropolitano de gas peruano y que tiene un corredor especial solo para esos autobuses.

(El puesto de la guardia de circulación es bastante curioso)

– Plaza de San Martín con todos los edificios del s. XX y desde 1989 declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Cerca de aquí comenzamos el circuito peatonal y llegamos a:
– Museo Banco Central de Reserva de Perú: colección privada de Arqueología de las Culturas Precolombinas. Ubicado en un hermoso edificio de estilo republicano, que funcionó como sede del Banco Central de Reserva del Perú. Tiene tres áreas en las que destaca la de Arqueologia de las Culturas Precolombinas con colecciones de culturas desde 12.000 aC.; de 6.000 a.C; de 5.000 a.C con la cultura de Caral; de 2.000 a.C. con la Cultura Nasca… Solo visitamos ésta área de arqueología, pero salimos impresionados por lo que tiene.

El paseo continuó por calles peatonales, con edificios coloniales de balcones de madera oscura y fachadas pintadas de colores.

-Plaza de Armas: Francisco Pizarro fundó la ciudad de Lima el 18 de enero de 1535 y desde entonces, este espacio público ha sido escenario de actividades y actos en el transcurso de la historia colonial y republicana.
Hoy se encuentra rodeada de las sedes de los principales poderes del país y la ciudad: el Palacio de Gobierno, sede del Poder Ejecutivo; el Palacio Municipal, sede del gobierno local; la Catedral de Lima y el Palacio Arzobispal, sedes del Poder Religioso.
Había guardias que no dejaban acercarse al centro de la plaza, solo se podía pasear por los laterales.

Seguimos caminando por sus calles

– Iglesia de S. Francisco de Asís: Conjunto monumental conformado por la Basílica y el Convento de San Francisco, las capillas del Milagro y la Soledad y por una plazuela rodeada de edificios coloniales.
En su interior tiene claustros adornados con azulejos sevillanos, pinturas de incalculable valor, una biblioteca que parece sacada de un cuento y una gran iglesia que guarda debajo las misteriosas catacumbas, consideradas el más importante cementerio de Lima virreinal.

La visita a las catacumbas me pareció tétrica y sin ningún encanto, aunque sí es algo muy curioso, en dónde no dejan hacer fotos. Perdimos bastante tiempo allí debajo que me hubiera gustado más utilizar para pasear por sus calles, disfrutar de sus edificios, y de las calles típicas del centro de la ciudad.

Volvimos hacia Miraflores y nos dieron opción de dejarnos en algún punto que nos viniera bien o nos apeteciera visitar, en vez de llevarnos directas a nuestro hotel. Como era la hora de la comida nos quedamos en el Larcomar. Dimos un pequeño paseo frente al mar y, como la otra vez, me quede admirando como volaban los parapentes.

El día se había despejado y, raramente, lucía el sol aunque algo tímido, claro que para ser Lima…

El centro comercial es amplio, y desde las terrazas las vistas del Pacífico son magníficas.

Comimos en el Tanta de Gastón Acurio, como teníamos pensado.

El restaurante tiene una terraza exterior, y otra terraza estrecha y acristalada, sobre el mar, con unas vistas impresionantes.

A pesar de no tener reserva, por casualidad, conseguimos mesa allí y comimos encantados.
Pedimos: Salchipapas: Salchichas y patatas con huevos estrellados sobre ellas.

Pollo en salsa Nikei y arroz chifa.

Para el postre nos trajeron una gran bandeja con todos los que podían ofrecernos, y así elegirlo directamente.

Nos apeteció el Suspiro de Lima: un postre en vasito con manzana horneada, sobre ella, creme Bruleé, caramelo, nata y de adorno rajitas, muy finas, de manzana Grany Smith.
Un menú no muy original, pero se trataba de pedir lo que nos apetecía. Todo muy bueno, y el servicio de lo más atento.

Con la cuenta nos trajeron un regalo, era la semana de la patata y sus diversas clases, y nos regalaron un saquito de tela con varias patatas diferentes y que no habíamos visto nunca. Ya en casa, las freímos todas y tengo que confesar que resultaron bastante secas, como las que habíamos comido en Perú, un poco terrosas y de carne fibrosa. Pero el regalo nos hizo mucha ilusión.

Volvimos al hotel con tiempo de sobra para estar esperando en el hall el coche que vendría a recogernos, que llegó de lo más puntual.
Camino del aeropuerto y con una charla muy agradable con el conductor del coche, eché una última mirada al acantilado sobre el Pacifico.
El vuelo, de 13 horas, se me hizo más o menos largo como el de ida y, a las 2 de la tarde, estábamos en Madrid, afortunadamente sin problemas.

Anuncios

Autor: viaja2/viaja2Photography

Me llamo Mariángeles, me gusta viajar, salir con nuestros amigos a recorrer la ciudad y cenar en algún sitio que aún no conozcamos, y cocinar nuevas recetas en las cenas que preparamos para ellos en nuestra casa. También la fotografía, pero soy un fotógrafo que aún no lo es por estar todavía aprendiendo. De todo ello trata este blog. Muchas gracias por visitarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s