Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.


Deja un comentario

Diario de Viaja a Alaska. Cruisetour 23-5-12. Viaje en el McKinley Explorer.

VIAJE EN EL MCKINLEY EXPLORER, AL PARQUE NACIONAL DENALI

 De nuevo nos citaron prontito, y al autobús camino de la estación de tren.

Hace un día estupendo, con sol y unos 15-18º.

Leah, nos aconsejó el que desayunásemos en el tren; comentó que sería muy agradable y más original que hacerlo en el restaurante del hotel en dónde ya habíamos desayunado el día de antes.

El autobús nos dejó al lado del tren, con lo que ni siquiera tuvimos ocasión de ver la estación, como edificio.

En el sobre que nos había dado Leah, en el camino a la estación, figuraba, entre otras cosas, el número de los asientos que teníamos cada uno en el vagón.

Foto del folleto de Holland America.

El tren es el Mckinley Explorer. www.mackinleyexplorer.com: Un ferrocarril paisajístico, con el techo de algunos vagones de cristal transparente, ahumado en la zona superior para que el sol no moleste excesivamente.

Los vagones son bastante grandes y tienen dos pisos. El de abajo, con la cocina, el restaurante, los servicios, y una pequeña salita junto a la escalera de subida. Arriba: el vagón propiamente dicho, con asientos cómodos, y un amplio espacio para, incluso, poder estirar las piernas. En la zona delantera lleva un bar, muy bien montado, y en dónde no dejaron de preparar bebidas, combinados y helados (de pago). En él, dos camareros, uno para preparar los pedidos, y el otro (una chica), que pasaba por los asientos apuntando los pedidos elegidos, y luego sirviéndolos en el asiento.

Holland America y Princess Cruises, tienen cada una varios vagones (de los del techo de cristal), con su nombre en cada tren. También lleva vagones normales (sin cúpula de cristal), y otros de superlujo. Entre uno y otro, hay una plataforma al aire libre, para poder hacer fotos, o pasar al vagón siguiente.

También nos acompañaba un animador-jefe de vagón que paso todo, todo el viaje hablando. Hizo las presentaciones de sus compañeros, explicó el viaje, describió el paisaje según íbamos pasando por un sitio u otro, y, en la última parte nos contó su vida laboral; contó una y otra anécdota sin parar y, lo más increíble (al menos para nosotros),  puso en circulación un álbum de fotos suyas en diferentes situaciones en el tren: con nieve, con sol, con lluvia, con pasajeros, con su familia…A nuestros compañeros de viaje no les extrañó el que enseñara las fotos y, todos, las miraban y comentaban con él divertidos ¡Increíble!…

Siguiendo el consejo de Leah, nos apuntamos para desayunar, pero eran las 11 de la mañana y aún no nos habían llamado para bajar al restaurante,  que tiene pocas mesas.

Cuándo nos tocó el turno, compartimos mesa con el simpático matrimonio mejicano.

Verdaderamente fue muy agradable, sentados en la coqueta mesita, delante del ventanal por el que discurría el paisaje, parecía que nos encontrásemos en un decorado de película.

La carta tenía 7-8 platos combinados, muy parecidos en su contenido. Pedimos uno que tenía huevos revueltos, bacón, patatas rehogadas y champiñón. Para beber había posibilidad de pedir café, té, infusiones, o cualquier otra bebida. Y, un detalle de agradecer: antes de servirte siquiera, te ponen vasos de agua con hielo. Nos costó 14 dólares cada uno.

El viaje fue muy bonito, pero no espectacular. Eso sí, te sientes dentro del paisaje, ya que los ventanales son enormes, se juntan con la cúpula de cristal y lo ves mires a dónde mires. Solo por eso merece la pena la experiencia.

Al poco de salir el tren cruza el río Tanana (uno de los más largos del mundo) y, poco después, el Nenana River Canyon, con rápidos en dónde se practica rafting.

Enseguida aparecieron las cadenas de montañas, nevadas en girones, que no dejarían de acompañarnos hasta el final.

 

De Fairbanks a Denali, hay 120 km. Como el tren va bastante despacito tardamos cuatro horas en llegar.

Anuncios


Deja un comentario

Diario del viaje a Alaska y Canadá. Fairbanks. 21-5-12

FAIRBANKS 21-5-12. INICIO DEL CRUISETOUR DE HOLLAND D6T

Llegamos a Fairbanks a las 10,30 del mismo día 21, aunque para nosotros hayan pasado más de 24 horas desde que salimos de casa.

Es un aeropuerto pequeño, y parece que en éste momento no ha aterrizado ningún otro avión por la poca gente que encontramos.

Una vez recogido el equipaje, nos dirigimos hacia dónde nos espera la representante de Holland. Nos acompaña al hall de entrada en dónde, en un pequeño mostrador, tiene los sobres con el nombre de cada cliente, que contienen la carta de bienvenida y todas las indicaciones para esta primera etapa de tour.

Habla un poco de español, pero a pesar de su buena voluntad, se lía un poco y no le entendemos que las llaves de la habitación nos las darán en recepción del hotel, en vez de estar en el sobre que nos ha entregado.

Nos acompaña junto a otros dos matrimonios, y al salir al aparcamiento vemos con sorpresa que hace una temperatura espléndida de unos 20º, y hay una luz-día completa. 

Subimos al autobús que está prácticamente lleno, y de pronto oímos hablar en español. Es un matrimonio mejicano sentado detrás de nosotros. Les saludamos y les comentamos que sería estupendo poder tener su ayuda en el caso de dudas ante cosas importantes como citas para excursiones, maletas, etc… Amablemente nos dicen que contemos con ellos para lo que necesitemos.

La conductora del autobús será también nuestra guía en el traslado al hotel. Iremos viendo, que aquí es la costumbre el que la persona que conduce sea la guía de la excursión. Se coloca el micrófono, y no parará de hablar en todo el trayecto.

FAIRBANKS, es la ciudad más grande de la región interior y la segunda de Alaska, después de Anchorage.

Está situada en las orillas del río Chena, cerca de la confluencia con el río Tanana. Tiene la universidad más antigua del estado.

El clima es subártico, y uno de los más variables y extremos del mundo, con rápidos altibajos de la temperatura, tormentas con granizo, e incluso nieve en verano.

El invierno suele ser de finales de septiembre a mediados de abril, muy frío y seco, teniendo meses enteros a -17º C. Los veranos son muy calurosos alcanzando hasta 32º-37ºC. Agosto y septiembre lluviosos, con nieve desde mediados de septiembre hasta mayo y, a veces, incluso hasta junio.

En verano el sol permanece 22 horas el 21-6, con 24h. de luz útil. El 21-12, 3,42 h. de sol, con 5,33 de luz diurna,

Tiene espectaculares auroras boreales durante 200 días al año.

www.wikipedia.orgwww.explorefairbanks.com, www.fairbaks.com

En un corto trayecto llegamos a nuestro hotel.

Es el Westmark Fairbanks Hotel, de tres estrellas, enorme, un poco antiguo, y que parece que sea de Holland America.

Nos dan la habitación 376, en un ala del edificio que solo tiene 4 pisos. La otra parte tiene al menos 10 pisos.

La habitación es enorme, con una cama King de 2×2, un sofá, y un baño amplio. Aunque tiene una pega: hay mucho ruido. Pensamos que es del aire acondicionado, pero hay otro ruido, que se pone de vez en cuando, y que nos parece que sea de unas máquinas de hielo y coca-cola que hay al otro lado de la pared, en el pasillo.

Al poco rato nos traen las maletas y, por fin, podemos acostarnos.

Además de grande, la cama es muy cómoda con unas almohadas estupendas y, a pesar del ruido, del que conseguimos pasar, dormimos bien, descansando bastante. Hace un día estupendo con un sol radiante y unos 15º.

El desayuno, que no está incluido en el tour en ningún hotel, lo tomamos en el restaurante. Hay posibilidad de elegir un desayuno continental u otro más extenso, los dos buffet. Tomamos el continental: un plato de pomelo y naranja, exquisitamente pelados y buenísimos, una taza de café enorme, cereales y una magdalena demasiado dulce. 9 dólares cada uno 

Al volver al hall ya están allí casi todas las personas que anoche vinieron con nosotros en el autobús. Son matrimonios americanos, de una media de 55 años de edad y, en apariencia, casi todos jubilados. Incluso un señor tiene una minusvalía y, para subir o bajar del autobús, tren o cualquier otro transporte, necesitará grúa o ascensor hidráulico, con los que contarán todos los vehículos, además de sillas de ruedas para acercarle a ellos. En ése aspecto, y en el concepto de no dejar de viajar por causa de necesitar ayuda, nos sacan muchos años de delantera.

También está la directora del tour, que será quién nos acompañe durante el mismo. Se llama Leah, es una joven muy agradable, con una sonrisa y unos ojos maravillosos, y además, habla perfectamente español que aprendió en El Salvador en dónde estuvo dos años con una ONG.

¡El tour no puede prometer mejor!

(Durante todo el tiempo, Leah, estará pendiente de nosotros, y procurará informarnos en español, de todo lo que considere importante. ¡Verdaderamente fue una suerte encontrarla!)


Deja un comentario

Diario de viaje a Alaska y Canadá.

CHICAGO-SEATTLE: 4 ½ horas.

Y, aquí estamos, ya llevamos casi dos horas volando, camino de Seattle.

Es un avión más bien pequeño y antiguo. Tiene dos filas de 3 asientos, incómodos y estrechos, y está completo.

Está previsto que tardemos un poco más de cuatro horas en llegar. Vamos en el lado izquierdo, otra vez encima de un ala.

Nos han dado algo de beber, pero todo lo que quieras de comer es de pago. Incluso los auriculares. Para que luego digan de Iberia.

De momento se está moviendo como una batidora, por las turbulencias, supongo.

SEATTLE-FAIRBANKS (3 h. 15’)

De nuevo, otra vez volando. Aterrizamos en Seattle, sin novedad. Allí nos costó trabajo sacar las tarjetas de embarque para Fairbanks. No las habíamos podido sacar en España, no sé por qué, y aquí, en la máquina que lo hicimos, salieron pero no eran válidas. Tuvimos que esperar una cola para que alguien de la compañía nos las sacara. Seguimos poniéndo en práctica nuestro escaso inglés y, de momento, nos va sirviéndo para entendernos. La verdad, es que a todos a los que nos hemos dirigido, o se han tenido que dirigir a nosotros, han sido sumamente amables, y han hecho un esfuerzo para que les entendiéramos.

Al final, vamos agobiados y corriendo, pues hay momentos en que pensamos que no podríamos coger el avión, por lo que tardamos en conseguir las tarjetas.

Después, otra vez, hemos tenido que pasar el control de pasaportes y policía, con el mismo rollo, de reconocimiento exhaustivo de foto de pasaporte, tu cara y tarjeta de embarque. Descalzarse, quitarse relojes… sacar ordenador, poner todo en bandejas, y que se te acelere el corazón hasta que tu bandeja pasa los scáneres y consigues seguir adelante. Estoy cogiendo complejo de culpable de algo, y empiezo a temer que no me dejen seguir el viaje, porque no les parezca bien algún detalle.

Según mi reloj son las 6 de la mañana del día 22, con lo que llevamos casi 24 horas sin acostarnos y, la mayor parte, volando. Así estamos.

Este avión es mucho mas moderno, con asientos mas anchos, de piel, y mullidos. Una maravilla comparados con los del avión de American Airlines en dónde hemos venido desde Chicago. La compañía es la Alaska Airlines.

Nos han dado de beber y una bolsa de snacks pero, igualmente, si quieres comer algo, es de pago.

Tardaremos algo más de tres horas en llegar a Fairbanks, que será, por fín, el final de ésta parte del viaje, que creo que va a ser la más dura e incómoda.

Nos estarán esperando de la Holland y, por fín,  podremos ir al hotel con el que ya estoy soñando.


Deja un comentario

VIAJE A ALASKA Y CANADÁ.

De vuelta a casa y a la vida diaria, poco a poco vamos consiguiendo superar el jet lag, que en ésta ocasión nos ha atacado de lleno.

Y, poco a poco, voy escribiendo nuestras experiencias para irlas contando aquí.

El viaje ha resultado maravilloso, nos ha ido saliendo bastante parecido a lo que habíamos preparado durante meses, y sin ninguna duda se lo recomendaría a quién quiera vivir una experiencia de naturaleza continua.

 

 

 

 


Deja un comentario

Mañana, en Alaska

Todo llega, y ahora tengo sensación de que se ha pasado el tiempo más rápido de lo que yo esperaba,y que, de momento, tengo todos los datos revueltos en la cabeza, y en un montón de hojas que, obviamente, no me voy a llevar. Seré capaz de recordar todo lo que en cada momento he ido pensando que era una suerte haberlo encontrado en internet?

Seguramente todo será diferente, o igual,  a lo que he ido pensando en todos estos meses que iba a ser el viaje. Pero, desde luego, será especial, ya que será “nuestro viaje”

Ojalá todo nos vaya estupendamente y lo disfrutemos al máximo.

De momento, siguiendo los consejos de mi amiga Maleni, hemos empezado hoy a tomar una aspirina de 100 mg/día. Mañana nos tomaremos otra. Todo con la idea de evitar los problemas de circulación por vuelos de tantas horas.

Tengo apuntada una frase maravillosa, que ahora no recuerdo en dónde la he leído, y que nos viene en éste momento al pelo (sobre todo cuándo me pregunto como se me ha ocurrido pensar en irme a un destino tan lejos y con tantas horas de avión para llegar):

“Hay que perderse para alcanzar destinos inalcanzables, de otro modo, todo el mundo sabría dónde están”

No creo que pueda escribir durante las próximas tres semanas, así que hasta la vista.


Deja un comentario

Hoteles del tour.

Los hoteles que Holland nos tiene preparados para el tour son:

En Fairbanks: WESTMARK FAIRBANKS ( 2 noches). Es un hotel grande, normalito, y con una calificación en Trypadvisor.com bastante regular.

En Denali: MCKINLEY CHALETS RESORT ( 2 noches): Dividido en varios edificios situados en una parcela enorme de terreno. Parece estar muy cerca de la entrada del parque nacional Denali.

En Anchorage: HILTON ANCHORAGE HOTEL (1 noche): tiene buena pinta y, de momento, la marca Hilton parece dar impresión de que vaya a ser un buen hotel.

En Seward: SEWARD WINDSONG LODGE (1 noche): Situado en una finca bastante grande, a 0,5 km. de la ciudad, situado en la carretera hacia el glaciar Exit, y a unos  km. del mismo. Esta decorado en madera clara, con muebles muy sencillos. Los edificios son como cabañas rusticas grandes, y lo mejor son las vistas y el paisaje en el que está inmerso.

 


Deja un comentario

Precios de las excursiones del tour.

Fuera de las excursiones que Holland incluye en el tour terrestre, tenemos algunas opciones para añadir, bien contratándolas con la naviera o bien haciéndolas por nuestra cuenta.

Desde Seward, a la que llegaremos el 26 de mayo y en la que estaremos hasta la tarde-noche del 27 en que comienza el crucero, nos gustaría poder visitar el glaciar Exit y hacer un crucero por los fiordos de Kenai.

Al Exit, aún no sabemos si podremos ir en la tarde del día 26, puesto que el horario previsto de llegada a la ciudad no hay manera de conocerlo.

En los Fiordos de Kenai, si he podido ver horarios y precios.

Con el barco sería:

-Kenai fjords Embark-ship: 8 1/2 horas, recogiéndonos en nuestro hotel a las 7 de la mañana del día 27: 159 dólares con comida.

-Kenai fjords +Fox island: 10 horas, desde las 9 de la mañana: 184 dólares con comida.

Con Kenai Fjords Tours: kenaifjords.com

-Fiordos Kenai desde las 8 de la mañana: 6 h. con comida: 144 dólares, más tasas e impuestos.

-F.Kenai + Fox island,desde las 10 de la mañana: 8 1/2 h. con comida: 164 dólares más tasas e impuestos.

Con Major Marine tours: majormarine.com

Crucero de 6 horas, saliendo a las 8 ó a las 11,30 de la mañana: 149 dólares sin tasas tasas, y no parece que incluya comida.

Crucero de 7,5 horas, saliendo a las 10 de la mañana: 159 sin tasas y creo que sin comida.

En principio la opción más interesante parece ser la de la empresa Kenai Fjords Tours, que seguramente será con la que trabaja el barco. Pero como no se sabe exáctamente cuánto son las tasas e impuestos y, dado que con el barco te recogen en el hotel y te llevan de un sitio para otro, y la diferencia no parece que vaya a ser mucha, seguramente será con la Holland con quién contratemos ésta excursión.

Sigo indignada con El Corte Inglés. En todos y cada uno de sus anuncios de cruceros del periódico sigue ofreciendo el pagarlo en 10 meses sin intereses, por ello no puedo comprender por qué en esa oferta no estan incluidos los cruisetours, siendo un importe más considerable que otros muchos cruceros. Al final por motivos personales hemos contratado el viaje con ellos aún no siendo la mejor oferta.