Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.


Deja un comentario

Sábados por Madrid (Semana Santa 2014)

Este año, la semana Santa en Madrid la disfrutamos de lleno, y cada uno de sus días los planes nos salieron estupendamente.

Jueves 17-4-2014

Plaza Mayor, Plaza de Sta. Ana (Estado Puro, Vadebaco), Calle del Nuncio, Plaza de Puerta Cerrada: Procesiones. Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Salidas por Madrid. La Sureña. Teatro Caser Calderón.

Sábados por Madrid: 29-3-2014 Foto0133

Otra vez teníamos planes para el teatro, en un sábado con Madrid inundado materialmente, por estar diluviando desde la mañana.

Al llegar a la Plaza Mayor llovía tanto que los soportales no eran bastante protección para no mojarnos, y el agua corría calle Toledo abajo, superando los bordillos.

Habíamos quedado delante de La Sureña, para tomar algo antes de ir al teatro.

-Cervecería La Sureña. C/ Toledo. Plaza Mayor.

Una cadena de cervecerías que, últimamente, está poblando Madrid; llena generalmente de jóvenes, sobre todo por sus ofertas de cervezas en cubos metálicos con hielo.

Conseguimos una mesa para sentarnos en la sala, a pesar de que estaba en la TV el partido del Atleti de Madrid, con una afición del Atleti, detrás nuestro, que daba ambientillo, con sus gritos de gol.

Ésta de la calle Toledo, está ubicada en un par de locales diferentes que, en apariencia, se unen por detrás de la fachada, quedando dos salones separados vistos desde ella.

El sistema es de autoservicio; llegas a la barra, lo pides, al poco vas a por ello, lo pagas y te lo llevas a la mesa.

Pedimos de raciones:  Tiras de pollo rebozado, con salsa de mostaza y patatas fritas de bolsa; Pulpo a la gallega; Tortilla de patatas (pequeñita), y Anillas de calamar frito. Estuvo todo preparado en muy poco tiempo.

De beber dos botellas pequeñas de vino blanco Barbadillo, metidas en un cubo con hielo, como el de las cervezas.

Todo estaba muy bueno, nos pusieron grandes copas de cristal para el vino, y nos resultó con buen precio: 35 euros.

-Teatro Caser Calderón. c/Atocha, 18.

Pasen y beban. Con Enrique San Francisco, Javier Navares y Denny Horror. (Repaso en clave de humor a la influencia que ha tenido el alcohol en la historia de la humanidad  http://www.guiadelocio.com )

Una obra tipo monólogos, o conversación entre amiguetes. El contenido es sobre la historia del alcohol pasando desde la Prehistoria hasta nuestros días. Resulta increíble que el simple relato de esa evolución, (con chascarrillos y chistes entre medias, a costa generalmente de la “mucha apetencia de San Francisco al alcohol”  basada en sus comentarios, que son los de siempre vaya a dónde vaya), consiga hacer una obra de teatro.

Durante la obra, a las tres primeras filas, nos fueron ofreciendo minichupitos de ginebra, vodka, ron y whisqui, según fueron apareciendo estas bebidas en el relato, que ¡algunos, incluso se bebieron! (Es broma).

Resultó muy entretenida y nos reímos bastante.

 

Al salir continuaba lloviendo y con mucho frío,  así que decidimos tomar un chocolate con churros justo enfrente del teatro.

 -Maestro Churrero, Pza. Jacinto Benavente, 2

Nos arriesgamos a sentarnos en la terraza de la calle, que tenía estufas en el techo. Nunca pensé que sería capaz de estar en una terraza con esa temperatura. Cuándo había pasado algún día frío por alguna de ellas, con gente allí sentada, me pregunté como podrían aguantar tan tranquilos.

La verdad es que, de cintura para arriba, incluso sobraba el abrigo; pero los pies ni los sentía de la humedad y el frío. Aunque pasamos un rato estupendo charlando sin parar, como siempre.

El chocolate, bastante ligerito, estaba bien, y los churros y porras buenos (mejor las porras).

Un poco caro. Claro que había que pagar las estufas y los camareros mojándose para servirnos.


Deja un comentario

Salidas por Madrid

Sábado 25 de enero de 2014.

Salimos ClaFe, AmJe y nosotros, por el centro de Madrid…

Los Reyes Magos, que habían sido muy rumbosos,  nos trajeron entradas para ver la obra  Monthy Pithon, de L’Om Imprebis e Yllana, en el Teatro Caser Calderón (c/ Atocha, 18), y fuimos éste sábado. Inexplicablemente, no dejaban que la gente entrase y fuera ocupando sus asientos  antes de la hora aunque eran numerados, y en la calle había tal follón que no podía pasar  nadie por la acera, de hecho alguien preguntó si era una manifestación aquello. Se hicieron dos colas, con algún problema en ellas, y la obra no empezó hasta media hora después de lo anunciado. No sé si será siempre así, pero me pareció bastante mala organización.

El teatro no lo conocía, debe de estar restaurado ya que todo el patio de butacas está vacío y con mesas y sillas tipo bar de copas. No sé si así caben menos espectadores, pero como la gente pide copas a los camareros, supongo que sacan bastante con ese cambio.

La obra no tiene un guión completo, sino que está formada por scketches, sin relación uno con otro. En conjunto está bien, aunque la mayoría de ellos son  un poco inocentes, como de fiesta de fin de curso de colegio.

Al salir, para cenar pensamos en ir de tapas. 

Caminamos hasta Casa Revuelta, c/Latoneros, para tomar su impresionante bacalao rebozado, que estaba como siempre, delicioso, jugoso, abriéndose en lascas cada vez que se muerde y, también como siempre, con el pequeño bar lleno de gente, y apenas sitio para, con la tajada de bacalao en la mano, poder comértela.

Desde allí a la Plaza Mayor y bocadillo de calamares en La Campana, de C/Botoneras, 6. De los que hemos probado en esta zona de Madrid, aquí es en dónde más nos gustan. Están tiernos y bien fritos, en un pan crujiente. Muy buenos.

Paseíto hasta la Plaza de Ópera, en una noche bastante fría, y allí, tomamos unos cafés, en: Café de Oriente: frente al edificio de la Ópera. Está en un edificio antiguo, con dos pisos,  un interior pequeño y un ambiente agradable. Pedimos café Bombóm y Capuchinos, que estaban muy buenos, aunque un poco caros, 2,20 por café.

En su puerta nos despedimos, ya que algunos habíamos ido en el metro que cogimos allí mismo.

Una estupenda salida por Madrid, sobre todo, como siempre, por la compañía de los mejores amigos, que es lo más importante.