Viaja2

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida… también.


3 comentarios

In response to The Daily Post’s weekly photo challenge: “Express Yourself.”

y para “The Clinic”Rehab # 4

Son fotos de uno de los viajes a Venecia y, solo mirarlas, me produce una cálida sensación de buenos recuerdos. Tuvimos la suerte de volver a disfrutar la experiencia del “Acqua Alta” en la que gran parte de la ciudad, sobre todo el centro de ella, se inunda por la subida del agua producida por las mareas. Cuándo llegamos frente al Puente de los Suspiros, el agua ya había superado el bordillo de las aceras y se confundía dónde empezaba una y dónde otras. En la Plaza de San Marco estaba todo inundado incluso la catedral y el palacio. Al poco rato, el agua nos llegaba a dos dedos bajo el borde de las botas, y teníamos que caminar despacio para que no entrase dentro y nos mojara los pies.

Según lo voy escribiendo me siento transportada a esos momentos y me encanta.


10 comentarios

                   In response to The Daily Post’s weekly photo challenge: “Serenity.”

Sigue leyendo


Deja un comentario

Viaje a Venecia y Florencia del 24-11 al 1-12

29-11-12 Lido, Murano y Venecia

Amanece nublado, con algo de sol, y aspecto de ir a hacer un día maravilloso. La luz es preciosa y hace que las vistas de la Plaza de S. Marco, que tenemos al otro lado de la laguna, aparezcan poco a poco y podamos disfrutar haciendo fotos desde la sala del desayuno, que resulta insuperable con ese marco.

-Vistas desde el hotel-

DSCN9008 DSCN9009 DSCN9010

Con un agradable paseo desde el hotel, llegamos a la playa del Lido. Ya con pleno sol y un mar precioso nos resultaba casi increíble pensar que estábamos en Venecia. Es lo bueno que tiene el alojarse en el Lido y tener el mar tan cerca; tienes la combinación perfecta: una ciudad de ensueño, y una playa y un mar impresionantes. Alguna pareja paseando, y una familia de la que el padre estaba bañándose, eran los pocos que había por la playa. Aún era temprano, el día era precioso pero frío, y con la marea tan alta que había habido esa noche quedaba aún poca arena a la vista para pasear.

DSCN9011 DSCN9012 DSCN9013 DSCN9016 DSCN9017 DSCN9018

El Lido es una extensión de costa de 11km. que forma una barrera entre Venecia y el mar abierto. Antes del finales del XIX el Lido era un paraiso para los románticos decimonónicos que residían en Venecia; Byron y Shelley se bañaron en sus aguas. A principios del XX se convirtió en uno de los lugares turísticos más elegantes de Europa. Tiene un conocido Casino, y se llena de glamour durante el Festival Internacional  de Cine

Llegamos hasta el hotel Des Bains, en el que se rodó la película “Muerte en Venecia”, que estaba cerrado por obras y, frente a él, la playa acotada como privada y llena de feas casetas rectangulares en hileras, daba un aspecto bastante triste a la zona. 

DSCN9023

Desde la playa volvimos recorriendo las calles del Lido. Es un pueblo pequeño, elegante y residencial, con agradables calles bordeadas de palacetes modernistas todos con cuidados jardines. Tiene bastantes hoteles pequeños en  algunas de estas villas modernistas (como el Ville delle Palme, en  que nos alojamos en otra ocasión, o el Villa Laguna en el que estábamos) y, otros, medianos con aspecto bastante selecto.Un par de canales  lo cruzan. Hay tiendas de barrio en la calle que bordea el cana y, sobre todo, tiendas más modernas, bares, restaurantes  y supermercados en Sta. Mª Elisabetta, la calle principal que va desde la laguna al mar.  Entre sus habitantes, predominan los mayores con aspecto de clase media alta y de vida relajada. A nosotros nos parece un lugar precioso para vivir, con solo una pega: su clima en invierno, que es muy húmedo y frío.

DSCN9026 DSCN9027 DSCN9028 DSCN9029 DSCN9030 DSCN9031 DSCN9032 DSCN9034 DSCN9036 DSCN9037 DSCN9040 DSCN9043

DSCN9044

Volvimos hacia la parada de los vaporettos para ir a Fondamenta Nuove. Queríamos empezar el paseo por el barrio de Cannaregio. Está situado en el norte y es una zona muy tranquila, a excepción de la zona de la estación y un par de calles.En este barrio se puede apreciar la vida diaria y normal de los venecianos. Incluso tiene jardines y huertos tras algunas vallas, lo que es difícil encontrar en Venecia. Canne significa junco, el nombre de Cannaregio deriva probablemente de la zona pantanosa que cubría la parte norte de Venecia. Los principales puntos turísticos son el Ghetto y la iglesia gótica de la Madonna dell’Orto.

Tras bajar del vaporetto, pasamos por il Gesuiti, con su fachada impresionante y blanca, que estaba cerrada. Tras cruzar pequeños puentes sobre canales,  frecuentes “sottoportegos” que te llevan de una calle a otra, y pasar por colegios que te hacían testigo de la vida “normal” de la ciudad, llegamos al Campo dei Mori, con sus figuras orientales esculpidas en las esquinas. Son mercaderes con turbantes; se dicen que son de la familia Mastelli que llegaron a Venecia en el s. XII, procedentes del Peloponeso (Morea, de allí Mori), y la trasera de  su palacio da a esta paza. Allí también está la casa de Tintoretto, situada junto al canal, frente a un mercader con turbante. Continuamos hasta la Madonna dell’Orto, preciosa iglesia gótica con obras de Tintoretto. Orto significa “huerto”, y en la zona aún queda alguno.

DSCN9063 DSCN9067 DSCN9069 DSCN9070 DSCN9071 DSCN9072 DSCN9074 DSCN9076

DSCN9080

Desde allí, hasta calle Terá de S. Leonardo en dónde  comimos en el restaurante-freiduria “Da Luca e Fred”: Lasagna muy buena; Zuppa: muy buena; Tapa de calamares fritos, Volpette de melanzane (una especie de croqueta grande de berengena) y Tapa de Bacalá rebozado,  resultaron solamente medio buenos. Con vino véneto de la casa, pagamos 29,30.

Llegamos hasta Ponte Guglie en dónde cogimos el vaporetto 4.1 para volver a Murano y, allí, hasta Sta. María y Donato que estaba cerrada el otro día, aunque ya la visitamos varias veces en otros viajes. Es una basilica veneto-bizantina, fundada en el s.VII y reconstruida en su forma actual en el s. XII.Tiene una arquitectura impactante y llamativa,con un abside con columnas que da al canal,  y un mosaico bizantino por encima de éste, con una Madonna de pié, sobre un fondo dorado, que es impresionante. Dstaca su pavimento de mosaico del s. XII, decorado con motivos ornamentales y animales simbólicos. Merece la pena volver a verla cada vez que se viene a Venecia.

DSCN9091DSCN9100DSCN9092

DSCN9099DSCN9097

Volvemos a Ferrovia con el vaporetto 3, que va desde la laguna al Canal de Cannaregio. Caminamos por calle Río Terá, Strada Nova, Puente de Rialto, y  las calles “típicas” hasta llegar a la Plaza de S. Marco.

Las sirenas sonaban avisando del comienzo del “Aqua Alta” y los operarios ya estaban  poniendo las pasarelas por la plaza de S.Marco y la Riva degli Schiavoni.

DSCN9110

En S. Zaccaria vaporetto hasta el Lido, y enseguida a nuestro hotel, que ya nos pedía el cuerpo un descanso.


Deja un comentario

Viaje a Venecia y Florencia del 24-11 al 1-12

27-11-12 Florencia

Madrugón a las 7 de la mañana. Teníamos billetes de tren para ir dos días a Florencia. Realmente queríamos ir por la mañana y volver por la noche a Venecia, pero la página web de Trenitalia nos cambió la fecha de la vuelta sin darnos cuenta, y tuvimos que cambiar los planes.

Amaneció algo menos nublado, con el sol entre nubes que auguraba mejor día.

Cogimos el vaporetto hasta Plaza de Roma y desde allí por el puente de Calatrava cruzamos a la estación de Sta. Lucía. El puente no lo conocía terminado y me gustó visto de lejos, pero es sumamente incómodo para ir con maletas, coches de niños o carritos de mano. Todo él está formado por pequeñas escaleras con reborde, y son de cristal, con lo que mojadas, como era ese día, escurren muchísimo. El tren es el Freccia Argento, tarda 2 h y 10′ y nos costó en la web 38 euros i/v cada uno.

Llegamos a Florencia a las 11,55, y al salir de la estación estaba diluviando. Mala cosa para turistear una ciudad.

Teníamos habitación en el Hotel París, un tres estrellas en un palacio renacentista. Esta junto a la plaza de la Catedral y el Baptisterio, y a 10′ de Sta. Mª Novella, la estación de tren. El hotel normalito,muy límpio, pero con necesidad de una actualización sobre todo de muebles. La reserva la hicimos en su web, y con una oferta nos salió por 59,90 euros la noche con desayuno.

A pesar de seguir diluviando dejamos la maleta y nos fuimos a caminar por la ciudad. Florencia ya la conocemos de varias visitas:  algunas escalas de barco y otras, estancias de varios días. Es una ciudad maravillosa, elegante, con estilo, y llena de arte en su arquitectura y en sus plazas y calles. Tiene muchas tiendas de lujo y todas las que te encuentras en la mayoría de las ciudades: Zara, Mango, Liu-jo…

Entramos en la catedral y la recorrimos disfrutándola, a pesar de estar bastante llena de turistas. En ésta ocasión no llevábamos idea de subir a la cúpula ni al campanile, ya que lo habíamos hecho la ultima vez. Su cúpula por dentro es igual de impresionante que vista desde arriba o desde la calle. Bajamos a la cripta de Sta. Reparata: es el yacimiento arqueólogico de lo que fué la primera catedral florentina y está preparado para recorrerlo totalmente. Con pantallas táctiles, en varios idiomas, te explican cada rincón de igual forma que en una visita guiada. Resultó impactante. Nos costó 3 euros cada uno.

Al salir era una tromba de agua la que caía, y corriendo nos fuímos al mercado de S. Lorenzo, en dónde comimos en Nerbone, un restaurante que ocupa dos puestos del mercado y que tiene muy buenas críticas. Comida casera y abundante y precio moderado, pero poca comodidad en mesas corridas. Cierran pronto y nos quedamos los últimos. Seguía lloviendo de tal manera que en la plaza de la catedral nos metimos en una cafetería a tomar café, y a guarecernos un poco. Desde las 4,30  de la tarde es de noche cerrada.

Seguimos paseando hasta la Loggietta en dónde nos metimos no solo para disfrutar de sus esculturas, sin también a resguardarnos un poco de la tremenda lluvia. Seguimos al Palazzo Vecchio. Los Uffizzi, Ponte Vecchio. El Arno bajaba a gran velocidad con gran cantidad de agua.

Después de las 6 decidimos ir hacia el hotel a leer. Teníamos ya los pies mojados, y la lluvía no tenía ninguna intención de parar. Por la noche bajamos a comprar bocadillos y cenamos en el hotel.


Deja un comentario

Viaje a Venecia y Florencia. 24-11 al 1-12.

24-11-2012

Después de unos años sin ir a Venecia, sentíamos que la echábamos de menos, y que necesitábamos volver a pasearla. Nos vamos una semana de la que dos días estaremos en Florencia y, otro, iremos a Padua en tren ya que está a 30 km. El resto, Venecia y sus islas de la laguna.

Madrid-Venecia: Taxi a las 6,45 de la mañana, hasta Principe Pío (21 euros), en dónde cogemos el cercanías (4,80 los dos) que nos deja directamente en la T-4. DSCN8766

El avión sale a su hora en punto, 8,50. Tras un vuelo perfecto llegamos a la hora prevista. Venecia está envuelta en una espesa niebla.DSCN8773

En el aeropuerto compramos dos tarjetas de 7 días en las que están incluidos el autobús aeropuerto-Piazalle Roma y todos los vaporettos. Nos cuesta 56 euros por persona. Había otra posibilidad: coger el Alilaguna: el vaporetto aeropuerto-Venecia-Lido y, además, una tarjeta para los siete días de vaporettos, pero resultaba más caro.Cogimos autobús y vaporetto hasta el Lido.

DSCN9040

 

Llegamos a nuestro hotel a las 13,15h. Es el Villa Laguna, a dos minutos andando desde la parada de los vaporettos. Nuestra habitación es la 317, una suite en la buhardilla, muy grande. El salón con más de 20 metros, con una pequeña cocina en una esquina; la habitación con una cama doble, un baño grande y dos armarios muy amplios. En total más de 45 metros. Una pequeña pega: la ventana del dormitorio es muy pequeña, ya que es una mansarda del tejado. El hotel es perfecto. Desde que lo visitamos hace cinco años, ha estado cerrado un año para restaurarle. La decoración sigue siendo muy parecida. Lo mejor, sus vistas, ya que desde las ventanas se ve la laguna y enfrente la Plaza de S. Marco. La reserva la hemos hecho en la página web del hotel, y nos ha salido estupenda de precio, seguramente por las fechas en que estamos.www. hotelvillalaguna.it

Dejamos las maletas y directos a Venecia. Bajamos en S. Zacaria, junto a S. Marco. Disfrutamos del “Puente de los Suspiros”

DSCN8776

la Plaza de S. Marco

DSCN8781

y desde allí, paseo hasta Rialto, en dónde comimos en el “Restaurante Puente Rialto”, un autoservicio y pizzeria correcto, pero bastante caro, los dos 47 euros.

Recorrimos el puente y sus muchas tiendas, y estuvimos un buen rato haciendo fotos. La niebla no habia despejado en absoluto y costaba ver los edificios de enfrente.DSCN8786 DSCN8789 DSCN8785

DSCN8784

DSCN8782

Seguimos paseando desde Rialto hasta Accademia, pero por la zona interior, que es la parte ancha de la S que forma el Gran Canal. Es una zona de muchas tiendas pequeñas, de las de barrio, y algunas de artesanía y cosas curiosas. Lo disfrutamos enormemente, pero el gran madrugón y el viaje empiezan a hacer mella, y a las siete y media nos vamos hacia el Lido.

DSCN8796

DSCN8799

Al bajarnos del vaporetto la niebla también cambiaba el aspecto de las calles. Lo que más apetecía era llegar al hotel y allí, cena y lectura en nuestro maravilloso salón, y a la cama.